¿Cómo cuido mi piel a diario?

Muchas veces me preguntan cómo cuido mi piel a diario, qué productos utilizo y cuál es mi secreto de "belleza". Realmente no tengo ningún secreto más allá que cuidarme a diario y tampoco es que le ponga mucha atención al asunto. Mi tiempo es limitado, por lo que no suelo estar durante horas delante del espejo descubriendo arrugas nuevas o tapando imperfecciones. Además, las arrugas forman parte de nuestra belleza. Y si hoy tienes más ojeras que ayer, simplemente es una señal de que debes descansar más y dormir las horas suficientes para evitar que tu mirada esté un poco más fatigada que lo normal.

Pero vamos al grano. Teniendo el herbolario, he pasado por todas las marcas de cremas hidratantes faciales y corporales que tengo en la tienda. Debo reconocer que mi marca favorita siempre ha sido y será Amapola Biocosmetics. No solo por los resultados que da, sino por su gran porcentaje de ingredientes ecológicos. Mi piel es seca y sensible, por lo que mi elección de esta gama es la crema facial de caléndula. Ahora mismo estoy probando la SOS Hydra Recharge Cream de Mádara con su contorno de ojo antioxidante y también me está gustando mucho. La piel se queda tersa y está especialmente indicada para pieles estresadas y deshidratadas. Me la suelo poner por la noche, aunque a veces solo me pongo solo un poco de aceite de rosa mosqueta y tan contenta. Depende de como acabo el día uso un método u otro.

Como crema corporal tengo varios métodos. O uso un aceite de almendras con unas gotas del aceite esencial que más me apetece ese día (naranja si prefiero atacar un poco la celulitis o lavanda si me quiero relajar) o uso aceite de coco. En ambos casos me lo pongo sobre la piel mojada en la ducha, espero un poco y ya luego me seco la piel con la toalla. El aceite de coco es una auténtica maravilla y su olor a trópico me parece ideal para los fines de semana. Además el aceite de coco tiene propiedades antibióticas y antimicrobianas que pueden ayudar a prevenir y combatir infecciones en la piel. Es un aceite ideal para pieles sensibles y tiene acción antiinflamatoria, por lo que está recomendado su uso en personas con dermatitis atópica o psoriasis. Y también te puedes hacer unas mascarillas de pelo fantásticas con el aceite...te lo dejará suave y sedoso.

También me gusta mucho usar la manteca de karité pura, que es un excelente regenerador celular que previene el envejecimiento de la piel y está llena de vitaminas y minerales necesarios para nuestra dermis.

Pero la piel no solo se cuida desde fuera. Es importante hidratarnos bien todo el día. Hay que beber abundante agua y llevar una dieta sana y equilibrada con mucha verdura y fruta. Además debes suplementarte con Omega 3, que con sus ácidos grasos esenciales ayuda a reducir el envejecimiento cutáneo y reduce los procesos inflamatorios de la piel. Previene y mejora enfermedades como la psoriasis, eccemas o sequedad de la piel. A parte de que el Omega 3 es un perfecto aliado en problemas circulatorios, para el sistema nervioso, mejora la vista y es un antiinflamatorio articular. De ahí que es un básico de cualquier botiquín casero.

Y como suplemento adicional, uso a diario la Moringa en cápsulas...pero este tema ya es tan extenso, que ya lo contaré en otra entrada al blog. Solo les diré que la Moringa está considerada como el árbol de la vida...

A parte de todo lo indicado, cuando me hago zumos o batidos, me gusta añadir algún antioxidante como el açaí en polvo. Con una pequeña cucharada diaria es más que suficiente. Y por supuesto la espirulina. Otra gran aliado para nuestro organismo, pero que igualmente se merece una entrada más amplia en este blog.

Y ya sabes: "Llena de verde tu vida" y notarás el cambio día tras día.